El Puesto

Llegué al puesto y el día nos acompañaba bastante, demasiado calor para mi gusto y para el mes en el que estábamos (Octubre). Este año parecía que el frío no iba a llegar nunca, ¿verdad? Era la primera montería a la que iba este año… Estuve muy atenta pero poco certera, la verdad… Podría haber hecho el cupo. Nada más llegar al puesto, me entró un venaíto que el rubio lo latió como un campeón, lástima que no me dio tiempo a cargar el rifle… Pero no estuve nada fina… Tanto es así, que en mi pensamiento estuvo hasta dejarLEER MÁS +